miércoles, 13 de mayo de 2015

El estigma de un sangre sucia


Si conocéis Harry Potter, tanto por sus libros como por las películas, sabréis quienes eran los "sangre sucia": aquellos magos que provenían de padres muggles y que eran despreciados por ello por algunos de los magos  "genuinos" (sobre todo si eran de Slytherin), toda una metáfora de lo que sucede en la sociedad en temas como el racismo, que J.K. Rowling introdujo en sus obras de manera totalmente acertada.

Pues bien, hace ya unos días salió una noticia que me hizo acordarme de este ínfimo insulto que algunos como Hermione Granger tuvo que escuchar en más de una ocasión en las paredes de Hogwarts. El problema es que esto último es ficción y la noticia es real. Muy real.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), dictaminó que la prohibición de donar sangre a hombres que han tenido relaciones sexuales con otros hombres, vigente en países como Francia, puede ser justificada. Esto significa que cualquiera de los 28 miembros de la unión puede, a partir de este momento, negar que un hombre homosexual pueda donar sangre si existe riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual y no hay alternativa para prevenirlo.


Pero no alarmaos, que para que ello se produzca debe haber evidencia científica que lo avale, por lo que hay que poder demostrar que "estas personas están expuestas a un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas graves, como el VIH" y que el estado miembro no tiene otra manera de evitar un problema sanitario... Con dos cojones.


Las evidencias científicas sobre enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, dictaminan que es imposible de detectar con menos de tres de meses después de haber tenido una práctica de riesgo. Es por ello que si alguien dona sangre después de haber tenido sexo sin protección pero antes de haber pasado ese tiempo prudencial, puede añadir sangre posiblemente contaminada, pues los rigurosos controles no lo pueden detectar aun. Aquí la clave es "alguien", pues que sepamos tanto hombres como mujeres, heterosexuales o homosexuales, pueden tener relaciones de riesgo de este tipo. Es por ello que es cuanto menos injustificable que se ponga el foco en los hombres gays. Si el problema está en que es indetectable durante este tiempo y no queremos tener un problema de salud, la UE debería prohibir a todos donar sangre en estas circunstancias. Pero no, lo hace solo con el colectivo homosexual, para más inri solo hombres, estigmatizando de nuevo a un colectivo que, como todos sabemos, es un blanco fácil.


Resulta desalentador ver como desde las instituciones que deberían velar por que los derechos de todos sean las primeras que se olvidan de los mismos, sobre todo con un colectivo que ha luchado tanto por una igualdad que, aunque ha conseguido ganar algunas batallas, ve como cada día alguien les recuerda que aún no son personas de primera clase, son una suerte de sangre sucia que debe pelear cada día por lo que otros tienen "de serie", siempre intentando derribar estereotipos que duelen  cuando quien los arroja es la sociedad, pero que resultan humillantes si quienes lo hacen son los que se supone que deben defender tus derechos. Apañados vamos...


PD: Después de que la UE dictaminara esta resolución pude ver en el programa El Intermedio como en la mayoría de los países de la UE, y del resto del mundo, esta prohibición es ya un hecho. En otros si quieres donar debes estar un año sin mantener relaciones sexuales, eso sí, solo si eres gay. Así que nada, ya sabemos cual será la medida estrella del gobierno del PP en cuanto gane las elecciones. Conviene recordarles una vez más que #MiSangreEsIgualQueLaTuya...


No hay comentarios:

Publicar un comentario