lunes, 31 de agosto de 2015

Incultura Española



A veces pienso que vivimos en un país maravilloso, con unos parajes increíbles, donde la vida es mucho más amena y divertida que en el resto del mundo. Pero otras veces me doy cuenta de que, debajo de esa capa de superficialidad, hay algo que subyace que me gusta menos.
Si, aquí se puede vivir bien, si tienes un trabajo decente en el que no te exploten, algo muy complicado a día de hoy, por otra parte.

Luego está el tema de la sociedad española. Durante más de cuatro años esta ha visto como iba perdiendo derechos alcanzados con mucho esfuerzo, servicios tan fundamentales como la educación o la sanidad, que han bajado su calidad hasta límites insostenibles y, en el caso de la educación, demostrando la poca altura de miras de un gobierno nefasto para todo aquel que no pueda pagarle una comisión ilegal.

Tenemos un presiente del Gobierno que ha mentido descaradamente a los españoles, incluso en sede parlamentaria, y a un partido popular negro de corrupción. Pero aun así sigue el primero en las encuestas. Y ganará las elecciones, no me cabe duda.

Los españoles somos como el refrán ese que dice: "perro ladrador poco mordedor". Hablamos mucho, nos quejamos más, pero a la hora de la verdad nadie está dispuesto a luchar por lo que generaciones pasadas consiguieron en su día.

Nosotros somos más de bares y fútbol. De telemierda dirigida por Mediaset. De toros y demás fiestas salvajes pasadas como actos culturales. De series crónicas y sin alma. Somos de los países civilizados donde menos se lee pero, eso sí, hacemos cola cuando la que le cogió la chorra a un torero saca un libro y lo hacemos líder de ventas. También nos encantan las tonadilleras encarceladas y sus trapicheos carcelarios. Nos pirramos por el último alarido (llamarlo música me resulta ofensivo) de Ylenia o Kiko Rivera, mientras grupos de mucha más calidad casi no suenan en las radios...

En definitiva, nos encanta ser incultos. Porque llamar a todo lo anterior cultura es un insulto a la inteligencia. Pero de qué me sorprendo, si es lo que mas echamos en falta en este país...

No hay comentarios:

Publicar un comentario