lunes, 23 de noviembre de 2015

5 cosas que no existen pero que te encantaría tener.

Seguro que más de una vez viendo una película, una serie, leyendo un libro o jugando a un videojuego has visto algo que te ha encantado y has pensado: jolín, ojalá esto existiera de verdad. Hoy recopilamos algunos de esos objetos de ensueño que todos alguna vez (o todavía) hemos querido que fueran reales.

LA PUERTA MÁGICA DE DORAEMON

Todos los que hemos vivido la infancia en la década de los noventa hemos visto Doraemon y todos hemos odiado al inútil de Nobita porque no se merecía tener como mascota a un gato que traía inventos del siglo XXII (era como la que traía lejía del futuro pero sin obligarte a poner lavadoras). Y de todos los inventos que se sacaba del cuerpo, uno de los más recurrentes y que todos queríamos tener era la puerta mágica, que nos permitía ir a cualquier sitio del mundo con solo pensarlo. ¿Poder mear en un baño público estando de botellón? Toma mi dinero.

LA CAPA DE INVISIBILIDAD DE HARRY POTTER

Cuando a Harry Potter le regalaron la capa de invisibilidad durante su primera navidad en Hogwarts a todos se nos hizo el culo Pepsicola imaginando lo que podríamos hacer con eso en nuestras manos. A todos nos cayó un poco peor el niño mago cuando, riéndose de nuestras impulsivas mentes de preadolescente, la primera idea que tiene es colarse en una biblioteca. Di que sí, con un par. Que tiemble Anonymous.

Que levante ahora mismo la mano quien no haya querido ser invisible alguna vez en su vida… y que no haya sido con intención robar. A ver los de azul con la gaviota, que sí que ya os he visto, podéis bajarlas.

EL SABLE LÁSER

Tanto si tienes 50 años y creciste con la trilogía original de La Guerra de las Galaxias, como si eres joven y has tenido que sufrir a Jar Jar Binks hasta desear su crucifixión, sabes que ansías tener un sable láser colgado en tu dormitorio. Y digo colgado en el dormitorio porque no creo que quieras irte por ahí a amputar extremidades de los demás.

Sabemos que existen multitud de réplicas y copias de juguete pero ninguna está a la altura. Nosotros queremos pulsar el botón y que se despliegue el láser (uno de verdad, no 4 tubos de plástico), queremos moverlo y escuchar el “wiiiiiumm, wiiiuuum”, queremos hacer posturas de jedi delante de un espejo y creernos Obi Wan… bueno, creo que me habéis entendido.

EL NEURALIZADOR DE MEN IN BLACK

¿Alguna vez has ido a robar un pollo a Mercadona y la muchacha que ofrece muestras de fuet te ha pillado infraganti? Tranquilo, nos ha pasado a todos y como sé lo mal que se pasa, también sé que todos habríamos dado lo que fuera por tener  en ese momento el neuralizador de los hombres de negro, haber dejado a la del fuet sin saber ni dónde está y nosotros tan tranquilos a casa con nuestro pollo robado. Además, el neuralizador no solo era capaz de hacerte olvidar si no que podía insertar falsos recuerdos en tu mente. Ya solo por las risas merece la pena.

LA OCARINA DEL TIEMPO DE THE LEGEND OF ZELDA.

Ojo que estamos entrando en un terreno friki bastante importante, aunque tampoco hace falta ser informático con moreno flexo para conocer la saga de videojuegos de Zelda. En uno de ellos, quizás el más emblemático, teníamos en nuestro poder la ocarina del tiempo, que como su nombre bien indica, al hacerla sonar nos permitía retroceder o avanzar en el tiempo. Si algo ha soñado la humanidad aparte de con fabricar abre fáciles que de verdad lo sean, es con manipular el tiempo a placer. 

Todos alguna vez hemos sentido la necesidad de cambiar o evitar algo del pasado, y todos alguna vez hemos deseado que el reloj corriera más deprisa para que llegara determinada fecha, o ver que será de nosotros en el futuro. Nunca nos contentamos con lo que tenemos, que le vamos a hacer, quizá haga falta un invento también para esto.

Venga que ahora te toca. ¿Qué inventos de ficción desearías que fueran reales? Déjanoslo en los comentarios, que seguro que alguno tienes en mente. ¡Nos vemos pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario