lunes, 29 de febrero de 2016

Industria del videojuego: ¿Evolución o camino a ninguna parte?



La industria del videojuego ha evolucionado muchísimo desde sus inicios. Al principio todo era menos complejo, en todos los sentidos. Pero pronto vimos como lo que en un comienzo parecía un divertimento sencillo para niños sin más importancia aparente, pronto se convirtió en algo mucho más grande. Ya no eran solo ellos los que se pasaban las horas en frente de una maquinita. Los adultos han ido haciendo suyo un hobby que, aunque hoy día aun sigue siendo considerado por un gran número de personas como algo para críos, ha madurado y hecho madurar al que lo ve desde fuera (aunque nos quede un largo camino aun por recorrer).

Hay tres actores dentro de esta obra que tienen mucho que decir y creo que, bajo mi punto de vista, no están mirando para el lado correcto: las compañías, la prensa y el usuario.

Las compañías están en el negocio para sacar dinero, algo que algunos olvidamos de vez en cuando. Su máxima es tener cuanto más beneficios mejor. Hasta aquí todo correcto. El problema es cuando aparecen ciertas prácticas que desvirtúan lo que debería ser un negocio justo con el usuario. DLC sacados del juego para venderlo aparte, seasons pass con precios de juego completo, formatos episódicos en juegos que nunca pensábamos serían vendidos así, juegos sacados sin terminar o con bugs que lo hacen prácticamente injugables, juegos físicos sin disco dentro… un sinfín de situaciones que el usuario no debería dejar pasar, pero como suele suceder, al final muchos entran por el aro.

Hace años sería impensable que un juego como Final Fantasy VII (Remake) se pusiera a la venta en formato episódico. Como tampoco sería posible ir a la tienda a por un juego como Unravel y comprobar que lo que te venden es el código digital dentro de una bonita caja vacía. O que un juego de la entidad de Batman Arkham Knight tuviera un season pass al módico precio de 40€ (y con un contenido muy flojo que bien parecía sacado adrede para venderlo a parte), por no hablar del de Star Wars Battlefront, juego que venía con un contenido raquítico para luego venderte más a un precio de 50€ (lo que en otros lugares llamarían robo a mano armada). Para el final he dejado el caso más actual: Street Fighter V, juego que ha salido sin apenas contenido (nos dicen que en futuras actualizaciones gratuitas  añadirán cosas), para colmo enfocado a un multijugador que no va de ninguna de las maneras. Pero eso sí, paga los 70€ de salida por un juego que no funciona bien…




Otro pilar importantísimo de esta industria es la prensa, y aquí tampoco es que contemos con  buena salud, más bien al contrario. Es casi de broma entrar en ciertas webs por todos conocidas y leer sus análisis. Cuando no se nota que eso de los maletines y los sobres es algo más que una leyenda, se les nota la animadversión hacia cierta compañía, por lo que la objetividad que se le presupone a un artículo de estas características brilla por su ausencia. Es algo inadmisible y que desvirtúa lo que la prensa especializada debería ser. Luego queremos que seamos tomados en serio desde fuera…

Eso por no hablar de los contenidos que nos ofrecen: noticias que parecen sacadas de la prensa rosa, especiales sin apenas contenido original y relevante, faltas de ortografía y gramática inadmisibles en un medio profesional… Como entrar en la prensa generalista pero en nuestro medio vaya… Nos queda mucho que aprender de países como EEUU y UK.

Por último no quiero terminar esta pequeña reflexión sin hablar del usuario. Es muy fácil decir que las compañías nos intentan timar, que nos roban, que la prensa hace y deshace y que no podemos hacer nada porque esto es así y no va a cambiar. Como en tantas situaciones de nuestra vida tenemos mucho más poder del que creemos (y nos quieren hacer creer). Si las compañías nos intentan vender algo que no creemos que sea correcto siempre podemos decidir no comprarlo. Si leemos un artículo que se ve a la legua que nos está intentando vender el producto (o hacerte que no lo compres) en vez de darnos datos objetivos, siempre podemos decidir no honrarles con nuestra presencia. Es la única solución. Así es como todos perciben que no es el camino correcto y que o cambian o desaparecerán…

Pero si por el contrario lo que hacemos es comprarles todo lo que se les ocurre vendernos (y de las maneras tan sucias que algunas hacen), les estamos enviando un claro mensaje: voy a comprarte lo que me pongas delante, da igual si es por partes, troceado o en fase beta. Lo mismo pasa con los medios especializados. O dejamos de visitarlos y les hacemos ver que no nos tragamos lo que hacen o seguiremos leyendo lo que ellos nos quieran contar y nada más.


Con todo esto nos damos cuenta de que, muchos de los males que tiene esta industria que tanto nos gusta son por culpa nuestra. Y así seguirán hasta que dejemos de mirar para otro lado y actuar en consecuencia. O eso o seguiremos teniendo lo que nos merecemos y la industria al completo se irá al garete, al menos para mi…

No hay comentarios:

Publicar un comentario