viernes, 19 de febrero de 2016

La Gran Apuesta / Marte

Sr Exquisito Recomienda: LA GRAN APUESTA


Corría el año 2008 y todo el mundo nadaba en abundancia. Los bancos daban préstamos como si no hubiera un mañana, sin importar el riesgo, mientras el sistema iba cimentándose sobre pilares frágiles e irreales que no auguraban nada bueno. Mientras autoridades, banqueros y la prensa miraban para otro lado, unos cuantos hombres vieron el riesgo que entrañaba la situación y decidieron actuar, a su manera, para aprovecharla. Su Gran Apuesta contra el sistema les lleva a conocer los bajos fondos del mercado del dinero, dándose cuenta de que, pase lo que pase y actúen como actúen, hay cosas que siempre terminan igual…

Este es, a grandes rasgos, el argumento de La Gran Apuesta, película dirigida por Adam McKay y protagonizada por un elenco de gran calidad, con nombres como Cristian Bale, Brad Pitt, Steve Carrel, Ryan Gosling... En él nos cuentan lo ocurrido en el gran colapso de las hipotecas sub prime en norteamerica que acabó por provocar una crisis mundial que aun nos azota. 

Contada a caballo como una mezcla entre documental y película (los hechos narrados y los personajes son reales), muestra el lado más amargo de los mercados financieros, explicando los siempre difíciles términos bancarios para que podamos entenderlos, mostrando como los bancos hicieron lo que les dio la gana durante mucho tiempo a sabiendas de que, al final, los que iban a pagar los platos rotos serían los de siempre, los ciudadanos de a pie.

Es un relato descarnado de como las élites financieras hacían y deshacían a su antojo mientras los gobernantes y la prensa se negaban a aceptar que todo el sistema estaba construido sobre un castillo de naipes.

Las excelentes intrerpretaciones, entre las que destacan Cristian Bale (nominado a los Oscars como mejor actor de reparto) y Steve Carrel, sirven para mostrarnos una realidad que, una vez tras otra, se sigue y parece que seguirá repitiendo: la banca siempre gana.


Quizás esta película no tenga la fuerza de El Renacido o la capacidad para transmitir emociones intensas de La Habitación, por poner dos ejemplos contra los que competirá al Oscar a mejor película, pero por su manera de mostrar las miserias de los que mandan bien merece estar entre las elegidas.



El Sr. Exquisito recomienda: MARTE

La moda de las películas espaciales continúa y 2015 nos dejó Marte como prueba de ello. Dirigida por Ridley Scott (Prometheus, Gladiator) y protagonizada por Matt Damon, se convirtió rápidamente en una de las películas más esperadas del año pasado, y no obstante ha conseguido 7 nominaciones para los premios Oscars, incluyendo mejor película y actor principal.

En plena misión espacial en Marte, una tormenta sorprende a los tripulantes de la nave y el astronauta Mark Watney es dado por muerto y abandonado. Sus compañeros ponen rumbo a la tierra y Mark, que continúa con vida, deberá hacer todo lo posible por sobrevivir solo e intentar comunicarse con la tierra para informar de que sigue vivo.

Sin duda, uno de los puntos fuertes de Marte es su premisa y la forma en la que se desarrolla a lo largo de toda la película. La tensión es constante en sus más de dos horas de duración y el tramo final consigue hacernos contener la respiración en más de un momento. Pese a parecer que en un argumento de este tipo no cabe el humor, la cinta se atreve a introducir escenas cómicas en referencia a las cosas que el protagonista tiene que hacer para sobrevivir en el planeta rojo. Lo cierto es que estas partes de humor encajan bien y no restan seriedad ni dramatismo a lo que se nos está contando, dándole un toque de personalidad propia.

El problema más grave de la película es que en ningún momento consigue trasmitir la sensación de ansiedad, agobio y soledad que tiene que sentir una persona que se queda sola e incomunicada en un planeta totalmente deshabitado, donde lo más probable es que acabes muriendo de hambre. Es algo que se obvia por completo y que resta realismo a la película, porque por mucha preparación que hayas recibido como astronauta para enfrentarte a situaciones así, no es creíble que ni una sola vez te vengas abajo.


Destacar también los efectos especiales y la actuación de Matt Damon, aunque no sea para Oscar. En resumen,  Marte es una buena película: divertida, emocionante y visualmente increíble. Perfecta para una tarde de domingo aburrida o para ver con amigos. ¿Merece la nominación a mejor película? Bajo mi punto de vista, no. Hay algunas carencias importantes y aparte de entretener (bastante) no aporta mucho más. Aun así, merece que le deis una oportunidad si aun no lo habéis hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario